Los primeros pobladores
Los primeros pobladores llegaron al Perú hace 20.000 años. Trajeron instrumentos de piedra y sólo sabían cazar y recolectar frutas. Algunos de ellos se asentaron en Paccaicasa (Ayacucho). Los restos del peruano más antiguo (7.000 años) lo describen de cara ancha, cabeza alargada y de una estatura de 1,60 m. Los primeros peruanos han dejado muestras de su arte rupestre en Toquepala (Tacna, 7.600 a.C.) y de su vivienda en Chilca (Lima, 5.800 a.C.). El proceso de domesticar plantas culminó con la agricultura y la construcción de aldeas y centros públicos ceremoniales. Al integrarse las culturas regionales, aparecieron técnicas nuevas como la textilería, metalurgia y la alfarería, dando lugar al nacimiento de las altas culturas.

Las culturas preincas

Las culturas preincas se asentaron a lo largo de  más de 5,000 años en la costa y sierra del Perú. Algunas alcanzaron, con su poder e influencia, grandes áreas del territorio peruano que, al decaer, permitieron el florecimiento de pequeños centros regionales. Todas ellas se caracterizaron por una adaptación sorprendente al medio y un excelente manejo de los recursos naturales; vastos conocimientos de los que se nutrió posteriormente la cultura Inca. La cuna de la civilización no sólo peruana sino del continente americano fue la civilización Caral, a la que se le atribuye una antigüedad de 5,000 años, es decir fue contemporánea de Mesopotamia, Egipto, China e India. Los vestigios y templos de su capital Caral se encuentran situados en el valle de Supe, a 182 kilómetros al norte de Lima, y 23 km del litoral y a 350 msnm. Caral era el centro económico de una región basada en la agricultura y el intercambio de productos marinos con los pescadores de la costa u otras poblaciones. La dominación regional por parte de Caralfue ejercida de una forma pacífica durante un periodo que podría ser de 500 a 1000 años, durante los cuales Caral no dejó restos de fabricación de armas, testimonios o evidencias de haber organizado un ejército o liderado una guerra sobre la que dejar constancia. Posteriormente, apareció la cultura Chavín que se asentó en Huántar (Ancash) en el año 1.000 a.C. Su poder, basado en un orden teocrático, tuvo su centro en el templo Chavín de Huántar, en cuyas paredes y galerías abundaron las esculturas de feroces dioses con rasgos felinos. La cultura Paracas (700 a.C.) surgió en la costa sur del Perú. Alcanzó un gran desarrollo en el arte textil. En la costa norte se desarrolló la cultura Moche (100 d.C.). Aglutinó a las autoridades militares de los valles costeros, como el conocido señor de Sipán. Los huacos retrato de la cultura Moche y su iconografía sorprenden por su elaboración y el manejo del diseño. En la sierra peruana, la cultura Tiahuanaco (200 d.C.) se ubicó en la región del Collao (que abarca territorios de Chile y Bolivia) y legó a los peruanos las terrazas de cultivo, los andenes, y el manejo de diversos pisos ecológicos en la agricultura. La cultura Nasca (300 d.C.) venció al desierto costeño con acueductos subterráneos y dejó en ese terreno grandes figuras geométricas y de animales que, al parecer, constituyeron un calendario agrícola que hasta ahora asombra a los investigadores. La cultura Wari (600 d.C.) introdujo el patrón urbano en el territorio de Ayacucho y expandió su influencia en los Andes. La refinada cultura Chimú (700 d.C.) trabajó el oro y otros metales y construyó con barro la ciudad de Chan Chan, ubicada en Trujillo. La cultura Chachapoyas (800 d.C.) utilizó al máximo las tierras cultivables y realizó sus construcciones en lo alto de las montañas de la selva norte. La grandeza de la ciudad fortificada de Kuélap es el ejemplo de su magnífica adaptación al medio.

Los Incas
La cultura Inca (1.400 d.C.) fue la civilización más importante de Sudamérica. La organización económica y la distribución de la riqueza, sus manifestaciones artísticas y su arquitectura impresionaron a los primeros cronistas. Los Incas adoraron a la tierra (Pachamama) y al sol (Inti). El Inca, soberano del Tahuantinsuyo, se consideraba sagrado e hijo del sol, de ahí que las leyendas del origen de los incas nos relaten que el sol envía a sus hijos (Manco Cápac y Mama Ocllo o los cuatro hermanos Ayar y sus esposas) a fundar el Cusco, ciudad sagrada y centro del Tahuantinsuyo. La expansión de los incas se atribuye a su extraordinaria capacidad organizadora. La población tenía como núcleo central, familiar y territorial, al ayllu, y al tener que alejarse por razones laborales, no perdía los vínculos con éste. El Inca movilizaba grandes cantidades de población como premio o castigo y así fue consolidando la expansión, a la vez que se nutría de los conocimientos de las culturas que se habían desarrollado anteriormente. El grupo de parentesco del Inca era la panaca, que estaba integrada por los parientes y sus descendientes, con excepción de aquel que se convirtiera en Inca y formara una nueva panaca. Los cronistas españoles del siglo XVI señalaron que fueron trece sus soberanos: desde el legendario Manco Cápac hasta el controversial Atahualpa, quien perdió su vida durante la conquista española. El Tahuantinsuyo o Imperio Inca logró extenderse hasta los actuales países de Colombia por el norte y Chile y Argentina por el sur, incluyendo totalmente los territorios de Bolivia y Ecuador. Los miembros de las panacas eran los nobles Incas, encabezados por el soberano. El poder de las panacas y del Inca es tangible en todo el Tahuantinsuyo, pero es en la arquitectura cusqueña que alcanza su esplendor: el Koricancha o Templo del sol, las fortalezas de Ollantaytambo y Sacsayhuamán y, sobre todo, la ciudad de Machu Picchu.

El encuentro de dos mundos
El encuentro de las culturas inca y española se inició en el siglo XVI. En 1532 las huestes de Francisco Pizarro capturaron a Atahualpa en Cajamarca. La población aborigen decreció considerablemente en las primeras décadas y el Virreinato del Perú se creó en 1542, después de un enfrentamiento entre los propios conquistadores y la Corona española. El proceso de asentamiento español se consolidó en el siglo XVI con el virrey Francisco de Toledo quien, a partir de sus ordenanzas, asentó el fundamento para la economía colonial: el sistema de control de mano de obra indígena (mita) para la minería y la producción artesanal. Estas actividades, junto con el monopolio mercantil, fueron la base de la economía colonial. Pero el cambio de dinastía y las reformas borbónicas del siglo XVIII crearon disconformidad entre muchos sectores sociales. La más importante de las rebeliones indígenas fue la de Túpac Amaru II, con la cual se empezó a generar el movimiento criollo que independizó a Hispanoamérica en el siglo XIX. Hasta el siglo XVII el Virreinato del Perú abarcó el territorio que se extendía desde Panamá hasta Tierra del Fuego. La prédica de los sacerdotes se mezcló con las creencias andinas, estableciéndose un sistema de creencias mixto, el sincretismo, que continúa hasta la actualidad. Junto con los españoles también llegó al Perú la raza negra que, sumada a la población indígena y española, forma parte del tejido social y racial del país. Durante los siglos XVI y XVII, la producción intelectual y el arte colonial peruano integraron sus aportes a la tradición española.

El nacimiento del Estado peruano
El Perú fue declarado país independiente por don José de San Martín en 1821 y en 1824 Simón Bolívar terminó con las guerras de la independencia. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos por organizar la joven república peruana, en el siglo XIX el país tuvo que enfrentar el costo de la lucha: la dura crisis económica y un caudillismo militar que dio muy pocas oportunidades a gobiernos civiles para gobernar. Hacia 1860, gracias a los ingresos del guano, algodón y azúcar, se pudo prescindir de la contribución indígena y la esclavitud de los negros. Llegaron chinos y europeos para ampliar la mano de obra e integrarse a nuestra sociedad. Se unió el país con ferrocarriles y se organizó, con Manuel Pardo como presidente, el primer régimen civil del Perú. Los primeros japoneses arribaron al finalizar el siglo. En 1879 el Perú, aliado con Bolivia, enfrentó a Chile en la Guerra del Pacífico. Al cabo de cuatro años de enfrentamientos la guerra culminó en 1883.  Perú suscribió con Chile el Tratado de Ancón (1883) y el Tratado de Lima de 1929. Después de un nuevo apogeo del caudillismo militar, retornaron los gobiernos civiles, dando lugar al periodo llamado “La República Aristocrática” en el que el poder político estuvo en manos de una oligarquía dedicada a actividades económicas de agro-exportación, minería y finanzas. Se produjo el boom de la explotación del caucho y en el ámbito social aparecen los movimientos obreros y sindicales.

Perú actual
Los primeros años del siglo XX estuvieron marcados por una larga dictadura civil encabezada por Augusto B. Leguía. El proyecto de modernizar al país, de crear obras para una “Patria nueva” endeudó al Estado, que no pudo hacer frente al crack de 1929. Fue también una temporada de abundante creación intelectual, simbolizada por el fundador del APRA, Víctor Raúl Haya de la Torre, y José Carlos Mariátegui, creador del pensamiento socialista peruano y núcleo de la labor intelectual y artística del país durante su corta vida. Tras la caída de Leguía, resurgió el militarismo, interrumpido por los gobiernos de Prado en 1939 y Bustamante y Rivero en 1945. En 1948, Manuel A. Odría inició un nuevo gobierno militar que, durante ocho años, entremezcló las obras públicas con una dura represión política. Las condiciones de navegación en el río Amazonas motivaron acuerdos con el Brasil, hasta que en 1909 se completó la determinación de las fronteras entre los dos países. Tras una larga discusión, el tratado fronterizo con Colombia fue aprobado por el congreso en 1927 y se otorgó a los colombianos la salida al Amazonas. En 1929, tras las disputas territoriales con Chile, fruto del enfrentamiento bélico, la disposición por renovar las relaciones llevó a firmar el tratado por el cual Tacna retornó al Perú. En 1968 las Fuerzas Armadas, con un golpe de Estado, depusieron al entonces presidente de la República Fernando Belaúnde Terry. Los primeros años de esta dictadura militar se diferenciaron de sus contemporáneas latinoamericanas por su inspiración socialista. Encabezada por el general Juan Velasco Alvarado, planteó una política de expansión estatal que debía solucionar los grandes problemas que empobrecían al país. Con ese fin, se estatizaron el petróleo y los medios de comunicación y se realizó una reforma agraria. Lo sucedió el general Francisco Morales Bermúdez, quien, presionado por la población, convocó a una Asamblea Constituyente.

En 1980, Belaúnde Terry fue elegido nuevamente Presidente de la República. En los primeros años de esa década surgieron en el país dos movimientos subversivos que durante más de diez años sacudieron al Perú con su violencia. En el Gobierno de Alan García (1985 – 1990), a un crecimiento económico inicial le siguió una crisis de la deuda externa y la generación de grandes desequilibrios macroeconómicos, aparejada con un incremento de la violencia terrorista de “Sendero Luminoso” y el MRTA. En ese contexto, fue elegido Alberto Fujimori, en 1990. Su gobierno genera controversias, dado que mientras algunos le otorgan crédito por derrotar al terrorismo y frenar la hiperinflación, otros  enfatizan el cierre anticonstitucional del Congreso en 1992, su segunda reelección en el año 2000, y los actos de corrupción y violaciones de derechos humanos durante su mandato. Ante las protestas ciudadanas exigiendo nuevas elecciones, Fujimori abandonó el país  y se estableció el Gobierno de Transición Democrática del presidente Valentín Paniagua en noviembre del año 2000. Desde entonces, se han producido cuatro elecciones democráticas consecutivas en Perú, de manera ininterrumpida, en las que resultaron electos Alejandro Toledo Manrique (2001-2006), Alan García Pérez (2006-2011), Ollanta Humala Tasso (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski quien asumirá la Presidencia de la República el 28 de julio de 2016. En esta etapa, el Perú se ha convertido en una sociedad más próspera y más justa. La economía peruana (PBI de USD 218 mil millones en el 2014) registró un crecimiento sostenido a un promedio anual de alrededor del 6%; el valor de las exportaciones creció sustancialmente (de USD 12 mil millones en el 2002, a USD 44 mil millones en el 2012) y la incidencia de la pobreza disminuyó de 57.7 % en el 2001, a 21.8 en el 2016. Asimismo, ha disminuido la desigualdad dado que el índice Gini es de 0.44 por debajo de los niveles de la mayoría de los países de la región. En política exterior se destaca en este periodo: i) el inicio de las negociaciones para un acuerdo comercial con EEUU (noviembre de 2003), hito importante en la formación de una creciente red de acuerdos comerciales preferenciales que actualmente suman  19 –incluyendo el acuerdo comercial con la Unión Europea- y cubren el 94% de las exportaciones peruanas; ii) la creación de la Alianza del Pacífico, mediante la Declaración de Lima (28 de abril de 2011);  iii)  la delimitación de la frontera marítima con Chile mediante un fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya ( 27 de enero de 2014); iv) el Acuerdo con 30 países europeos sobre exoneración de visas para nacionales peruanos en la zona Schengen (15 de marzo de 2016); y, v) el acercamiento a la OCDE y participación en el Programa País con el objetivo de que el Perú logre ser miembro pleno de la OCDE en el año 2021.